fbpx

Fundación UNAM

Tesoro devaluado de la UNAM

Luego de que se dio a conocer que los Pumas de la UNAM enfrentarán el torneo Clausura 2016 del futbol nacional con diez extranjeros, el trabajo en la fuerzas básicas ha quedado en el olvido, al igual que su cantera que por muchos años su fue sello característico.

Desde su fundación los Pumas de la UNAM fue uno de los primeros equipos en nuestro país que se puso a trabajar con sus fuerzas básicas, con lo que su cantera fue uno de sus tesoros invaluables.

Sin embargo, en los últimos años dicho tesoro se ha ido en picada, ha entrado en una crisis seria y uno de los síntomas es la contratación de extranjeros al no poder contar con futuras estrellas.

LA CANTERA 4

La cantera puma fue uno de los semilleros más importantes en nuestro futbol en donde la máxima estrella fue el delantero Hugo Sánchez, que con un estilo muy propio no solamente triunfo aquí sino que brilló intensamente en España al ser un ariete en el Atlético de Madrid y el Real Madrid.

Hugo Sánchez Márquez, bautizado atinadamente con el sobrenombre de “El Niño de Oro”, ha sido el mejor canterano de todos, el más rentable, el más habilidoso, un prodigioso de nuestro futbol y en el plano mundial.

Su habilidad para rematar lo llevó a coronarse en cuatro ocasiones con los Universitarios, fue Campeón de Liga en la temporada 1976-77 y en la temporada 1980-81, Campeón de CONCACAF 1980, y Campeón en la Interamericana 1981.

Su gran calidad lo llevó a Europa, concretamente a España, en donde brilló intensamente con el Atlético de Madrid y el Real Madrid, en donde se convirtió en un referente y contribuyó a la apertura del mercado del viejo continente a los futbolistas latinos.

LA CANTERA 6

Pero quien no vibra con el nombre y la forma de jugar de Leonardo Cuellar, quien encabezó una de las generaciones más importantes de la historia de los universitarios en la década de los 70.

De abundante cabellera, fue Novato del Año en 1973, seleccionado nacional, mientras que junto con Evanivaldo Castro “Cabinho” y Juan José Muñante lograron el primer título de los Pumas en 1977.

Otra de los cracks que surgió en la cantera fue el zurdo mediocampista Manuel Negrete, quien logró un golazo de media tijera ante Bulgaria en el Mundial de México 86, que le valió la colocación de una placa en el Estadio Azteca.

Logró cuatro títulos con los auriazules, Campeón de Liga 1980-81, Campeón de CONCACAF 1981 y 1982, y Campeón de Copa Interamericana 1981.

Hay que destacar también a Luis García Postigo, quien en 1986 debutó ante los Tecos de la Universidad Autónoma de Guadalajara, en donde se ganó la titularidad al mostrar contundencia y un gran olfato goleador.

García Postigo solo pudo obtener un campeonato que fue en la temporada 1990-91, pero su habilidad lo llevó a formar parte del Atlético de Madrid, en España.

LA CANTERA 3

El acapulqueño Jorge Campos, mejor conocido como “El inmortal” o “El Brody”, fue el portero ambulante que se apoderó de la portería universitaria en entre los años 80 y 90.

Su versatilidad le permitió jugar como portero y puso de moda los uniformes multicolores, mientras que formó parte de la selección desde 1991 hasta su retiro que fue después del Mundial Corea-Japón 2002.

Otro caso para destacar es el de Héctor Moreno, que aunque no logró ningún título con los universitarios su calidad y talento en la defensa, hicieron que los visores de Europa se fijaran en él.

El 22 de enero de 2006 debutó con el primer equipo y casi dos años después lo hizo en el futbol holandés con el AZ Alkmaar, posteriormente pasó a los “Periquitos” del Espanyol de Barcelona y actualmente milita nuevamente en Holanda, junto con Andrés Guardado en el PSV Eindhoven.

Moreno fue uno de los llamados “Niños héroes” que se coronaron campeones en el Mundial Sub 17 en Perú 2005.

Otros canteranos destacadas fueron Enrique Borja, Aarón Padilla, Joaquín Beltrán, Efraín Juárez, Claudio Suárez, Alberto García Aspe, Miguel España, Eduardo Herrera, Javier Cortés, Sergio Bernal, Israel López, incluso el actual técnico Guillermo Vázquez.

Fuente: Deportes, UNAM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *