fbpx

Fundación UNAM

Earthquake Mass Re-Imagined, polifonía vocal que simula movimientos telúricos

Earthquake Mass Re-Imagined es una instalación sonora en la que la polifonía vocal es un medio para representar las ondas que generan un movimiento telúrico. La artista británica Kathy Hinde combinó el uso de tornamesas y sismógrafos para crear una pieza acústica envolvente que sumerge al escucha en una emotiva e inquietante atmósfera, la cual puede resultar familiar, aunque novedosa para los habitantes de estas zonas que son golpeadas de manera recurrente por temblores de tierra.

Presentada en la Sala de Vestigios del Palacio de la Autonomía en el marco de la sexta edición de El Aleph. Festival de Arte y Ciencia, la obra es el resultado de un largo proceso de investigación y creación durante el cual Hinde trabajó con especialistas del Instituto de Geofísica y con el coro de cámara Staccato, ambos de la UNAM.

A partir del Agnus Dei, final de la Missa Et ecce terrae motus, del compositor renacentista francés Antoine Brumel –conocida como Misa del terremoto–, en el cual cantan 12 voces individuales, la artista hizo una analogía entre ondas sonoras y sísmicas, en particular las provocadas durante el terremoto del 19 de septiembre de 2017.

Empatía con el planeta

“Mi interés es crear piezas que generen una profunda empatía en las relaciones que los seres humanos tenemos con el planeta. Ésta es la primera ocasión que trabajo con sismólogos y quería aprovechar de forma poética los efectos de las ondas de la Tierra y de las sonoras de la voz humana”, explicó durante la inauguración de la pieza.

Kathy Hinde coloca en un círculo 12 tornamesas para discos de vinilo, y en cada una de ellas se emite la voz de uno de los integrantes del coro. La reproducción de la música no es lineal ni continua, sino está fragmentada y alterada en su ritmo, siguiendo los patrones de cambio de intensidad del movimiento telúrico.

Además, el audio tiene una textura particular que está muy relacionada con los efectos de la sismicidad ya que, para el proceso de registro, las grabaciones de las voces de los cantantes se hicieron resonar en espacios de los conventos del siglo XVI de Tlayacapan, Atlatlahucan y Tepoztlán, Morelos, ubicados en las faldas del Popocatépetl, los cuales sufrieron daños durante el sismo de 2017.

“Es una combinación de formas de espacios acústicos, actividad sísmica y las voces de esta misa tan significativa del siglo XV. Me interesa conocer cuál es la experiencia de la gente que tiene en su conciencia la actividad sísmica, como los habitantes de esta ciudad”, dijo la artista.

Para la inauguración, el coro Staccato interpretó en vivo Agnus Dei de Missa Et ecce terrae motus, antecedida por Magnificat del compositor estonio Arvo Pärt, de 1989. En el auditorio del Palacio de la Autonomía, lugar de acústica ideal para escuchar estas piezas corales, el director de la agrupación musical universitaria, Marco Ugalde, comentó que quisieron presentar dos obras que tienen muchas cosas en común, pero también enormes contrastantes, ya que además de que las separan 500 años, la pieza contemporánea es para voces paralelas; mientras que la antigua, la cual dio origen a la instalación, “está escrita a 12 voces diferentes, los cantantes son solistas todos ellos. Esto es la polifonía”.

Earthquake Mass Re-Imagined fue hecha en colaboración con Cryptic y The Anglo Mexican Foundation. Puede visitarse hasta el domingo 26 de junio de las 10 a las 18 horas en el Palacio de la Autonomía, en el Centro Histórico. La entrada es libre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.