fbpx

HACEMOS POSIBLE LO IMPOSIBLE

DONA AQUÍ

AYUDA A GUERRERO

Sylvia Meljem Enríquez de Rivera

Empiezo por decir que soy una ferviente creyente en la educación de calidad, ya que ésta tiene un rol fundamental en el desarrollo económico de un país al mejorar su capital humano, la productividad, la innovación y la igualdad de oportunidades. Un sistema educativo fuerte y accesible es un componente clave para el crecimiento sostenible de una nación.

Puedo decir que soy muy afortunada ya que encontré mi pasión en la educación; soy profesora investigadora de tiempo completo en el ITAM desde hace treinta y cinco años y una de mis mejores decisiones en esta trayectoria fue haber estudiado el doctorado en Ciencias Administrativas en la UNAM, debido a que es un programa de alto nivel que desarrolla competencias fundamentales para el avance del conocimiento en la disciplina.

Puedo decir que mi mundo y mi forma de pensar cambiaron de manera importante al pasar del ámbito de una universidad pequeña y privada al de una universidad pública, considerada la más grande de México y de las más prestigiosas en América Latina.

El planteamiento inicial de mi trabajo de investigación se vio notoriamente enriquecido por el pensamiento plural de la planta de profesores y compañeros de estudio, así como por el enfoque hacia una contribución social del resultado del mismo.

Entendí y viví lo que es el “orgullo UNAM”, ese sentimiento de pertenencia y estimación de los estudiantes, profesores, egresados y miembros de la comunidad que se manifiesta a través de la identificación con los colores y símbolos de la Universidad, la participación en las actividades extracurriculares, así como el apoyo a los equipos deportivos y la promoción de los valores y la misión de la institución.

Sin duda, mi paso por la UNAM complementó y enriqueció mi vida tanto de manera personal como profesional, permitiéndome valorar la trascendente labor que realiza esta gran Casa de Estudios en la formación integral y en la huella que deja en cada uno de sus estudiantes.

Felicito a la Fundación UNAM en su treinta aniversario, por la gran cantidad de sueños que ha hecho realidad y por la importancia de la visión de constituirse como un referente a nivel nacional e internacional en la tarea de hacer posible para muchos jóvenes mexicanos la realización de sus estudios superiores y contribuir de esta forma a alcanzar objetivos más justos de inclusión social y brindar mejores oportunidades de educación media y superior.

La Fundación es esencial para respaldar y fortalecer las actividades académicas, científicas y culturales de la UNAM, puesto que ayuda a reducir la desigualdad social y económica al ofrecer oportunidades a personas de diversos orígenes.

El apoyo a la educación superior y a la cultura en México es esencial para el desarrollo integral del país, el enriquecimiento de la sociedad, la promoción de los valores democráticos y la identidad cultural mexicana. Estos aspectos son fundamentales para construir una nación fuerte, competitiva y en constante crecimiento.

Directora del Centro de Vinculación e Investigación Contable del ITAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Cerrar
Browse Tags