fbpx

Fundación UNAM

Urgen a emplear energías sustentables ante calentamiento global

Para coadyuvar a la disminución del calentamiento global pueden emplearse energías sustentables, aquellas que no emiten bióxido de carbono a la atmósfera, como la eólica y la solar, que cada vez son más baratas y respecto a las cuales ya se investiga cómo almacenarlas; o la nuclear, una de las más seguras que hay con ayuda de la tecnología moderna, afirmó el ganador del Premio Nobel de Química (1995), Mario Molina.

“Hacerlo cuesta menos que los impactos del cambio climático”, mencionó el integrante de El Colegio Nacional y presidente del Centro que lleva su nombre.

energia_contenido1

Explicó que dadas las circunstancias, la definición actual de desarrollo sustentable ya no sólo debe referirse a las futuras generaciones, sino que también tiene que considerar a la nuestra y al futuro muy cercano.

El científico recordó en el evento – cuya sesión de preguntas y respuestas moderó Carlos Amador Bedolla, director de la FQ– que estamos en una nueva época geológica, denominada Antropoceno debido a los enormes impactos que la sociedad humana ha tenido en el planeta.

Actualmente, 97 por ciento de los expertos en clima cree que el cambio climático se debe principalmente a las actividades humanas. Se sabe que después de miles de años, de repente se disparó la presencia del bióxido de carbono en la atmósfera y ello pasó a raíz del inicio de la Revolución Industrial y el uso de combustibles fósiles.

energias_contenido2

Durante este año, por ejemplo, el hielo en Groenlandia se ha derretido a una velocidad enorme. Además, el aumento de la temperatura incrementa la probabilidad de que se presenten fenómenos climáticos extremos con mucho mayor impacto; hace pocas semanas las olas de calor causaron temperaturas excepcionalmente altas en países de Europa, y “la probabilidad de que esos eventos sean causados por el cambio climático, es enorme”.

Se requiere financiar nuevas tecnologías y cumplir los compromisos adquiridos en el Acuerdo de París; si se cumple el acuerdo, la temperatura podría subir entre 2.5 y 3 grados. Si no se toma acción, podría elevarse en 4 y 6 grados. “Para las futuras generaciones es totalmente irresponsable no hacer algo”. Si sube más de cuatro grados las catástrofes serán gigantescas para la civilización, como la falta de alimentos, concluyó.

Fuente: UNAM Global 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *