fbpx

Fundación UNAM

El peligro al que estamos expuestos todos por el aislamiento

El periodo de mantenerse en casa para evitar el contagio por Covid-19 trae consigo impactos psicológicos importantes. De acuerdo con la doctora Carolina Santillán Torres Torija, supervisora académica de la estrategia Crisis, Emergencia y Atención al suicidio de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala de la UNAM.

La investigadora, refirió el impacto que conlleva el encierro y lo diferenciado que se encuentra de acuerdo al grupo social al que se pertenezca. El 40% de los mexicanos se encuentran empleados de manera informal y dependen de ingresos diarios para poder subsistir. Estas personas, tienen el riesgo adicional de desigualdad, poco acceso a la información, cuentan con preocupaciones por niveles de endeudamiento alto y no dimensionan la problemática de la salud pública, mencionó.

Por otro lado, la especialista señaló que quienes cuentan con una situación privilegiada pueden enfrentarse a situaciones diferentes como el aburrimiento, la frustración, el enojo y cuestiones relacionadas con la depresión.

De igual forma, la población que se enfrenta a la pandemia como médicos, doctores y enfermeras pueden también desarrollar diversos niveles de estrés, cansancio y nerviosismo que “los puede llevar a ingerir alcohol y otras sustancias”

Quienes puedan dar apoyo psicológico o económico lo hagan, pero si no, tampoco hay que estigmatizar a aquellas personas que salen por necesidad, esta pandemia lo menos que debe hacer es dividirnos”, destacó.

Hizo un llamado a estar atentos entre todos y monitorear señales tempranas  de nuestros familiares y/o vecinos como problemas para dormir, disminución del apetito, irritabilidad, llanto, tristeza y animarlos a que reciban ayuda profesional a la distancia.

Aconsejó mantener el estilo de vida, hacer mínimo 30 minutos de ejercicio, tener contacto social a distancia y dosificar la información a la que se tiene acceso y preferir fuentes verificadas y oficiales.

Fuente: UNAM GLOBAL

14 thoughts

  1. Buen día, gracias por la buena y oportuna información, realmente es algo que me esta pasando y tambien a otras personas que conozco, por la noche se nos vuela el sueño y tampoco me he puesto a hacer ejercicio.

  2. Es información realmente útil, pues nos está pasando a mi y varias personas que conozco se nos vuela el sueño por la noche y nos está faltando hacer ejercicio

  3. exelente aportacion,felicitaciones a la dra. Carolina Santillan,esto es de gran utilidad para sociedad en general, solo hay que darle difusion

  4. Muy real y cierto ojala al terminar esta situación realicen una encuesta social
    para dimensionar el verdadero impacto familiar, e escuchado información
    sobre que vendrán mas divorcios en las familias o el sobreedeudamiento
    por las emergencias económicas. Así también que en nueve meses nacerán
    mas chiquillos. Todo tiene un equilibrio. La naturaleza no se equivoca. Ojala
    seamos mejores seres humanos.

  5. Mil gracias a todos los que colaboran para hacer posible este gran apoyo, para mi son una fuente confiable de información y por lo mismo de tranquilidad.

  6. Excelente reflexión al respecto del aislamiento, yo comienzo a ver las actitudes de mis vecinos, incluyendo yo misma que mis actividades siempre me tienen fuera de casa y ahora me encuentro sin poder salir, en mi caso intento hacer un poco de ejercicio para relajarme… Espero esto pase pronto y podamos salir como antes lo hacíamos, regresar a nuestras actividades aunque ya no sea lo mismo, porque ya nada será igual después de ésto que estamos viviendo

  7. Excelente artículo. Sin duda el confinamiento traerá una serie de reacciones como consecuencia de la privación, cambio del estilo de vida y por supuesto de los estresores económicos y de salud física que los acompañan, entre otros, tanto en personas que no presentaban problemas emocionales antes de la pandemia, pero justamente lo más preocupante es que, aquellas que ya presentaban problemas emocionales, de conducta y personalidad, se agravaran, ocasionando mayores desequilibrios en las personas más vulnerables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *