fbpx

Fundación UNAM

¿Sufres de intolerancia a la lactosa o de absorción deficiente?

En México, el 30 por ciento de la población sufre de deficiencia de lactasa, la enzima que metaboliza el azúcar, por lo tanto, no se puede absorber la lactosa, y puede causar molestias.

“Al no absorber la cantidad de lactosa que se ingiere, pasa a lo largo de todo el tubo digestivo; nuestra flora intestinal sí es capaz de metabolizarla, produciendo gas, ácidos grasos de cadena corta, más hidrógeno y más metano que, en personas sensibles, se manifiesta como distención abdominal”.

Tener distensión y dolor abdominal, mayor cantidad de ruidos abdominales, expulsión excesiva de gas, aumento en el número de evacuaciones e incluso diarrea, luego de consumir leche o sus derivados, son signos de padecerla, indicó el doctor Luis Federico Uscanga Domínguez, integrante del Subcomité Académico de Gastroenterología de la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Medicina.

lactosa_contenido1

Sin embargo, estas molestias no siempre reflejan intolerancia a la lactosa, sino una absorción deficiente. “Se puede ser mal absorbedor, pero tolerar bien la lactosa, sobre todo en pequeñas cantidades.

Por ejemplo, se pueden tener molestias si se toma un vaso de leche, pero no si se come una rebanada de queso. Esto es porque la leche tiene más lactosa que el queso”, indicó.

Una alternativa para no padecer la intolerancia y mejorar la absorción deficiente de lactosa es el consumo de lactasa como suplemento. “Se toma antes de consumir lactosa y se evita la absorción deficiente, mejorando la intolerancia y mitigando sus síntomas”, aseguró.

lactosa_contenido2

Otra opción muy socorrida son los productos deslactosados que, aunque disminuyen las molestias en algunas personas, no sucede así en todos los casos, pues no están totalmente exentos de lactosa. Además, no en todos los casos la intolerancia se debe a deficiencia de lactasa, sino a otras proteínas de la leche, como a los compuestos liberados de la digestión de la caseína, que pueden alterar el funcionamiento del aparato digestivo.

Algunas personas han sustituido el consumo de lácteos por otros de origen vegetal y, aunque esto es posible y resulta relativamente fácil, el experto aconseja asesorarse de manera profesional para no tener carencias nutricionales.

La intolerancia, sobre todo la absorción deficiente de lactosa, no se observa en los niños, de hecho, se va desarrollando a lo largo de la vida.

Fuente: Gaceta UNAM 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *