Fundación UNAM

UNAM recuerda a Heberto Castillo a 20 años de su muerte

Pese a que Heberto Castillo fue encarcelado en Lecumberri por su participación en el movimiento del 68, no pudieron acabar con sus ideales. “Lo persiguieron, lo encarcelaron y lo difamaron, pero no pudieron con él porque tenía el valor para mantenerse siempre fiel a sus convicciones”, destacó Juan Ramón de la Fuente, exrector de la UNAM y presidente del Consejo Directivo del Aspen Institute México.

A 20 años de su fallecimiento, el legado de Heberto Castillo está más vivo que nunca, sobre todo porque siempre, y en sus diversas facetas, se mantuvo fiel a sus convicciones, expresó.

Agregó que a 20 años de distancia hoy se tiene una sociedad más plural, con voces  más diversas y, por lo mismo, la posibilidad de mantener la unidad requiere de talentos y capacidades como las que tenía Heberto Castillo, dijo el exrector, y parafraseando al ingeniero y científico refirió: “Hay que escuchar las voces del pueblo para poder mandar, de ahí viene el término mandato”.

castillo_contenido1

Durante su participación en la mesa redonda “Heberto Castillo Martínez: ingeniero, político, artista”, realizada en el Centro Cultural Universiario Tlatelolco (CCUT), De la Fuente reconoció que no se puede entender a Castillo sin la Universidad Nacional, la institución que lo formó: “fue un universitario ejemplar, un hombre polifacético y valiente como político, científico y artista”.

Para Miguel Concha Malo, director del Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria, Heberto Castillo es ejemplo de la lucha por la libertad y un apasionado por la justicia y la democracia, que estimula a seguir en la defensa de los sectores menos favorecidos.

Eduardo Vázquez, secretario de Cultura de la Ciudad de México, planteó que una parte importante de su legado es haber creado la visión de una izquierda menos sectaria y más humanista, que no estuviera supeditada a los dictados de voces de otros países.

castillo_contenido2

Ricardo Raphael de la Madrid, director general del CCUT, expuso que este evento se realizó para recordar la capacidad de resistencia, “palabra central a la hora de significar la obra del homenajeado. Lo fue por la fortaleza espiritual que le permitió imponerse a las condiciones autoritarias de su época, pero también como ingeniero tuvo el talento de diseñar la tridilosa, una forma material de esa resistencia en la física”.

Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, coordinador de Asuntos Internacionales del gobierno capitalino, coincidió en que Heberto Castillo fue un personaje que se rigió por sus principios. “No lo movieron cuestiones personales en ningún momento, ni en su vida profesional, ni como universitario o en sus actividades políticas. Siempre hubo una motivación superior, en busca de beneficios para la gente, y en la defensa y rescate de la soberanía”.

Fuente: DGCS, UNAM 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *