fbpx

Fundación UNAM

Pretende Herpetario cambiar la imagen de los reptiles

Con una colección de alrededor de 350 ejemplares entre reptiles y anfibios, el herpetario de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México, pretende cambiar la imagen que los ciudadanos tienen sobre los reptiles.

El herpetario está abierto al público para ofrecer información y crear conciencia para que las personas no compren estas especies, ya que no son aptas para ser mascotas y con ello, desincentivar el comercio ilegal, expuso Mónica Salmerón Estrada, responsable de la instancia.

herpetarioUNAM2

“Contar con una colección de esta naturaleza permite orientar a las personas que visitan el herpetario para romper con ideas erróneas que tienen acerca de estos animales, como agresividad, peligrosidad e incluso hay quienes piensan que son malignos, pero al platicar con ellos, tenemos un contacto muy estrecho a diferencia de una colección particular, de esta forma ellos exponen sus inquietudes y nosotros podemos explicarles que esas historias o mitos que llegaron a escuchar son falsos”.

Salmerón Estrada refirió que las personas entran con una idea y salen con otra, de ahí la importancia de la información para garantizar su conservación y protección.

herpetarioUNAM3

La especialista reconoció que el principal problema del herpetario radica en las autoridades, quienes no han valorado el potencial de este recinto e invertir en mejorar las instalaciones de este espacio, lo cual propiciaría óptimas condiciones para los animales y la operación del lugar.

“Aunque afortunadamente siempre ha estado presente la participación entusiasta de profesores, alumnos, que nos han apoyado y que han visto en este sitio un potencial de estudio para los universitarios e investigadores; ojalá las autoridades competentes puedan sensibilizarse en esta situación en que estamos inmersos y las condiciones puedan cambiar, por el beneficio de los animales mismos y nuestros estudiantes”.

La colección del herpetario está principalmente constituida por reptiles depositados por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), que por diferentes razones no pueden regresar a su hábitat natural, de esta forma este lugar también se convierte en un espacio de protección para estos animales.

Fuente: DGCS, UNAM