fbpx

Fundación UNAM

Crustáceo venenoso, inofensivo para humanos: UNAM

De las 70 mil especies de crustáceos identificados hasta el momento, sólo el Xibalbanus tulumensis posee un poderoso veneno, similar al de las víboras y las serpientes de cascabel, sin embargo no es peligroso para los seres humanos.

“Ese veneno no está diseñado para nada terrestre , ni mucho menos humano , es un veneno que estos organismos usan para comerse a sus presas , como camarones pequeños. Las personas no debemos preocuparnos en absoluto”, recalcó Fernando Álvarez Noguera, investigador del Instituto de Biología de la UNAM.

crus venenoso 1

Este organismo con características primitivas, fue descubierto en 1987, pero tras el estudio realizado por el científico alemán Bjorn von Reumont del Museo Británico, y donde participó el investigador Fernando Álvarez, se encontró que este crustáceo produce un complejo cóctel de toxinas que incluye enzimas y otros agentes venenosos  que paralizan a sus víctimas.

“Estamos hablando de un organismo de 2 cm de largo, tiene colmillos  y cuenta con una cabeza que mide de 2 ó 3 milímetros. Lo que se hizo fue el equivalente de una tomografía que les hacen a las personas en los hospitales , para describir todo el aparato que produce e inyecta ese veneno” dijo Fernando Álvarez, también responsable de la Colección Nacional de Crustáceos.

crus venenoso 2

Este remipedio es endémico de la Península de Yucatán y fue descubierto en una cueva entre Puerto Morelos y Tulum, en Quintana Roo, su veneno posee una serie de elementos capaces de disolver la carne de sus víctimas antes de que el artrópodo proceda a deglutirlas, un sistema similar al que emplean las arañas.

“Para encontrarte uno de estos crustáceos , tienes que ir a algún cenote en la península de Yucatán , alguna cueva sumergida en las islas del Caribe o en Australia, no hay ningún otro lugar. Tienes que bucear por debajo del agua dulce , más de 12 o 14 metros. Es el primero en el mundo con estas características”, añadió el investigador.

crus venenoso 3

Los resultados de la investigación se publicaron en diciembre de 2013 en la revista Molecular Biology and Evolution, donde se describe todo el sistema, la glándula de veneno, la musculatura y los ductos que van a dar a los colmillos.

Cabe resaltar que además de su trabajo como investigador del Instituto de Biología, Fernando Álvarez Noguera es asociado de Fundación UNAM, por lo que nos sentimos sumamente orgullosos y agradecidos de que universitarios tan destacados pertenezcan a esta institución.

Fuente: DGCS, UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *