fbpx

Fundación UNAM

Tortugas marinas, especie en peligro de extinción

Las tortugas marinas siguen catalogadas como especie en peligro de extinción en todo el mundo, ello, a pesar de los intensos esfuerzos de conservación y recuperación que realizan comunidades, investigadores, gobierno e iniciativa privada.

Alberto Abreu Grobois, investigador del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICMyL), Unidad Académica Mazatlán de la UNAM, comentó que las tortugas son carismáticas, emblemáticas e inofensivas, realizan sus funciones sin herir a nadie. Sin embargo, por años han sido víctimas de una explotación desmedida por parte del hombre.

Hay avances en cuanto a su conocimiento y el trabajo de investigación y conservación que se lleva a cabo desde hace décadas, en particular en nuestro país. Además, la mayoría de sus poblaciones han mejorado visiblemente, pero algunas regionales aún están en situación precaria y, por lo tanto, están amenazadas.

tortugas_contenido1

A costas mexicanas llegan varias especies de quelonios: carey, golfina, laúd, prieta y lora, y utilizan diferentes hábitats como parte de su historia de vida, pero no todas presentan el mismo estado de conservación.

Algunas tienen indicios de recuperación y otras están en condición abundante. La golfina, por ejemplo, sufrió una baja considerable en las décadas de los 60 y 70, debido a la pesquería indiscriminada que llegó a extraer millones de animales, lo que la llevó al borde de la extinción.

En 1990, México declaró su veda permanente; a la fecha su población se enriquece y ya es abundante en el Pacífico y en muchas partes del mundo.

Mientras que la tortuga laúd, con una condición precaria debido a la interacción con pesquerías de alta mar y a una extensa extracción ilegal de huevos en playas mexicanas. “Su condición es preocupante a nivel mundial y regional”, subrayó.

tortugas_contenido2

Al referirse a la importancia para los ecosistemas marinos, Abreu Grobois expuso que las tortugas, como muchas otras especies, cumplen un servicio ambiental, pues contribuyen a equilibrar la población de otros organismos como medusas y esponjas de las que se alimentan, y cuya sobrepoblación representaría un riesgo para los arrecifes en los que viven.

A partir de los 90, comunidades, municipios e instituciones académicas se han enfocado a su preservación, lo que produjo una respuesta en todos los países a donde arriban.

Abreu Grobois destacó que las tortugas se han convertido en un símbolo de cambio de conciencia: “consideración por la naturaleza y demostrar que esforzándonos podemos obtener resultados positivos”.

Fuente: DGCS, UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *