fbpx

Fundación UNAM

UNAM busca proteger a la mariposa monarca

Investigadores del Instituto de Biología de la UNAM han desarrollado un modelo integral de conservación de la ruta migratoria de la mariposa monarca, el cual conectaría a la Reserva de la Biosfera y otras áreas importantes de la Faja Transvolcánica Mexicana, con el estado de Texas, en Estados Unidos.

Y es que ante la continua pérdida y degradación del territorio, la ruta que año con año siguen las mariposas, su migración se encuentra en un estado de fragilidad.

Víctor Manuel Sánchez Cordero-Dávila, investigador de la UNAM, señaló que este proyecto surgió a petición del gobierno federal, luego de una reunión entre líderes de México, Estados Unidos y Canadá, celebrada en Toluca en 2014, en la que uno de los compromisos fue proteger la biodiversidad de la zona.

mariposa_contenido1

Justo, durante ese año, se registró una considerable disminución en el número de mariposas que hibernaron en nuestro país al sólo cubrirse 0.67 hectáreas, la cifra más baja desde que comenzó a estudiarse este fenómeno en 1993.

Sánchez Cordero-Dávila destacó que el uso excesivo de herbicidas por agricultores de Estados Unidos y Canadá, son una de las causas de esta crisis migratoria.

Cada año, esta especie de mariposa realiza un recorrido aproximado de 4 mil kilómetros desde tierras canadienses para llegar a la Reserva de la Biosfera en nuestro país, convirtiéndola en la segunda ruta migratoria más larga realizada por un insecto.

mariposa_contenido2

Hasta ahora, y de manera paradójica, los esfuerzos de habían centrado en la conservación de la Reserva, situación que puso de manifiesto la necesidad de incluir la preservación del territorio que forma parte de la ruta migratoria.

El investigador del Instituto de Biología de la UNAM indicó que como parte del proyecto, en los últimos 18 meses, la World Wildlife Fund y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas han trabajado de manera conjunta en la evaluación de la zona para conocer el nivel de deforestación, y así monitorear su conservación.

Por último, resaltó que buena parte de la información utilizada en este proyecto provino de la Colección Nacional de Insectos, bajo resguardo del Instituto; así como de registros y fotografías proporcionados por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, entre otras bases de datos internacionales.

Fuente: Dirección General de Comunicación Social, UNAM

Te puede interesar | Crea UNAM registro digital de colecciones biológicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *