Fundación UNAM

Las becas hacen la diferencia

Cursar la carrera de trabajo social, ha provocado en María Guadalupe Hernández León, una reflexión sobre la situación en la que viven muchos jóvenes en nuestro país.

Ella, una joven originaria del Estado de México, estudia actualmente el tercer semestre y forma parte del programa de Becarios de Fundación UNAM. Asegura que gracias al apoyo que recibe y a sus clases, ha podido entender que los tiempos han cambiado así como lo importante que es atacar la deserción escolar.

“Creo que lo vería diferente porque al no tener un apoyo sabes que estás más limitado. Al no tener los recursos suficientes para poder cumplir con todas mis tareas, incluso me desanimaría. La carrera es muy amplia y en el país hay mucho por hacer, pero me gustaría enfocarme a los jóvenes”.

María Guadalupe, explica que desde el momento en que entró a la UNAM, decidió buscar una beca que le permitieran costear sus diferentes gastos.

“Ya en la preparatoria había tenido una beca y fue una gran ayuda para comprar materiales que me pedían o para pagar mi transporte, incluso en gastos que fueran saliendo. Hay materias que son muy teóricas y son lecturas extensas, por lo que hay que comprar diversos libros”.

guadalupe_hernandez_contenido1

Debido a que, dentro de su familia, los gastos están enfocados a los estudios de ella y su hermana, la beca ha ayudado en la economía de su hogar.

“Para mi familia significa también un apoyo. A veces a mi hermana le piden más materiales. Ya no tengo que pedir dinero a mis papás porque ya me puedo ayudar con mi beca”.

En la convivencia diaria con sus compañeros de clase, María Guadalupe ha detectado que la lejanía de su escuela con sus hogares es un factor importante que influye en su desempeño escolar. Afirma que el contar con una beca, es una buena manera de hacer conciencia sobre sus responsabilidades como estudiante, al tiempo en que le ha motivado en sus planes a futuro.

guadalupe_hernandez_contenido2

“Más que difícil, lo veo como un incentivo de cumplir con mis deberes y el apoyo llega por cumplirlos. Lo veo con mis compañeros. Trato de apoyarlos para que le echen ganas. Incluso, ellos lo ven en quienes tenemos la beca, podemos cumplir con todas nuestras tareas y eso hace que se animen”.

Señala que es importante que los apoyos y las becas existan, pues estos se traducen en más jóvenes estudiando o superándose cada día, por lo que no deben existir dudas sobre su eficacia.

“A veces la duda viene de los familiares, así como personas que no conocen el trámite o de que se trata. Es un apoyo que en verdad funciona. Que todo es gracias a esas personas que piensan en los demás y que no sólo piensan en su bienestar. Es bueno que haya muchas personas que todavía creen en ayudar a los demás”.

Apoyemos a la UNAM para “hacer posible lo imposible. Súmate. Asóciate.

Fuente: Fundación UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *