Fundación UNAM

Perfecciona egresada de la UNAM sistema de recolección de agua

A fin de llevar agua potable a escuelas de rurales en Chiapas con la recolección de lluvia, una joven egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), perfecciona un sistema de recolección.

Edali Yareni Murillo Gómez, egresada de la Facultad de Arquitectura de la Máxima Casa de Estudios, está trabajando en un sistema que desarrolló para aprovechar el agua pluvial y llevarla a los centros escolares de Los Altos de Chiapas.

“La idea es abastecer a colegios de Los Altos de Chiapas, muchos sin acceso a una red hidráulica, pero enclavados en zonas con copiosa precipitación pluvial que, de ser aprovechada, dotaría del líquido a la población, prevendría enfermedades gastrointestinales y ayudaría a aminorar los altos índices de consumo de refresco en la zona”.

EGRESADAPOTABILIZADOR3

La diseñadora industrial del Departamento de Comunicación Social de la UNAM, refirió que este proyecto lleva por nombre “Agua Segura en las Escuelas” y para realizarlo ella junto con un equipo de emprendedores de la Fundación Cántaro Azul instalaron un centro de tratamiento de agua en el patio de la primaria Josefa Ortiz de Domínguez, el cual ya es aprovechado por los 714 niños del plantel.

“Es un sistema sobrado pues supera cualquier estándar de calidad, incluso al remover alguno de sus elementos; esto nos permite modificarlo acorde a las condiciones de cada plantel: por ejemplo, podemos prescindir de algún filtro si se requiere, o si la lluvia no es suficiente, conectar sus tuberías a la red hidráulica o alimentarlas con pipas. Los buenos resultados del prototipo nos ponen en el umbral de la siguiente fase: llevar esta propuesta a mil colegios más”.

EGRESADAPOTABILIZADOR4

Edali Yareni aprovechó el centro de tratamiento para enseñar a los estudiantes el ciclo del agua, por lo que modificó contenedores y tubos de flujo a fin de que los niños entiendan en qué consiste este proceso y cómo llega este líquido a sus salones, donde hay un garrafón para que cada uno tome agua cuando quiera.

Fuente: Gaceta UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *