fbpx

Fundación UNAM

Las superocheras, relato de las mujeres cineastas de los sesentas

En 1965 la compañía Eastman Kodak comenzó a vender la cámara Súper 8. Con este lanzamiento, grabar una película no quedó como algo que sólo los cineastas podrían hacer, lo que abrió la posibilidad de nuevas voces y nuevos temas.

“El primer filme latinoamericano data de 1967, preámbulo de los movimientos feministas. Hasta entonces el cine era un medio muy masculinizado y ello explica el que muchas artistas aprovecharan esta nueva tecnología para crear algo nuevo”, afirmó Regina Tatterfield, investigadora del Museo Universitario del Chopo.

La incursión de las mujeres en el cine es lo que explora la exposición Las superocheras. El quehacer de artistas latinoamericanas en formato Súper-8 que se ofrece en el Museo Universitario del Chopo.

superOCHERAS3

A través de 26 filmaciones, esta exhibición recoge la mirada de 20 creadoras que experimentaron en sus películas con el teatro, el documental y la instalación artística.

La muestra se divide en cinco núcleos en los que se narran diferentes aspectos del quehacer artístico. En uno de estos núcleos (Autogeografías) se habla sobre cómo la mujer latinoamericana se conecta con sus raíces prehispánicas y cuenta historias a partir de ello. En otro (Cámara-espejo) se muestra como las cineastas utilizaron sus cámaras para retratarse a sí mismas o a sus familias en un ejercicio de reflexión.

Las superocheras. El quehacer de artistas latinoamericanas en formato Súper-8 se presenta en el marco de las actividades en conmemoración por los 50 años del Movimiento Estudiantil de 1968.

Estará disponible hasta el 17 de marzo de 2019. Si quieres más información, visita el portal del Museo Universitario del Chopo.

Fuente: UNAM Global

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *