fbpx

Fundación UNAM

Los mariachis enfrentan crisis por el COVID-19

La llegada del COVID-19, el semáforo rojo, así como las restricciones impuestas por el gobierno de la Ciudad de México (CDMX) para poder frenar los contagios, afectaron y callaron a cerca de 800 mariachis –según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía- al no poder realizar y asistir a eventos sociales, donde normalmente llevan a cabo su profesión.

Aunado a estas medidas se suma el uso del cubrebocas –necesario y obligatorio- que impide que los cantantes puedan amenizar los festejos, y los pone en riesgo, aseguró el etnomusicólogo y docente de la Facultad de Medicina (FaM), Camilo Camacho Jurado, por la conmemoración del Día Internacional del Mariachi, el pasado 21 de enero.

El también violinista comentó que el trabajo ha disminuido más del 50%, y aunque hay pocas oportunidades de trabajo con menos cantidad de gente, sus compañeros de trabajo están conscientes que al aceptarlas están poniendo en riesgo su vida y la de sus familias, sin embargo no hay de otra si quieren un ingreso económico.

El académico de la FaM recalcó que muchos de los mariachis en la CDMX son músicos profesionales como violinistas o trompetistas titulados que incluso han participado en orquestas pero, la necesidad de más recursos los ha acercado a esta profesión.

Retomando un poco la historia de los mariachis, en la actualidad son agrupaciones mundialmente reconocidas, son un “fenómeno mundial” mencionó Camacho Jurado, quien asegura que se encuentran en Japón, Chile, Europa, Estados Unidos, y no duda que hasta en África.

La titular del Departamento de Comunicación de la Sede UNAM-Los Ángeles (Centro de Estudios Mexicanos), Alejandra Vega-Rivera, expresó que los mariachis se gozan mucho en Estados Unidos; no sólo están bien afianzados, sino tienen la posibilidad de cobrar hasta mil dólares la hora de trabajo.

Por su parte y desde Beijing en la sede UNAM-China, Raúl López Parra, coordinador de Vinculación y Comunicación, compartió que por el festejo de la Independencia, la embajada de México lo celebra invitando a un conjunto de mariachis, ya que el público asiático aprecia la cultura mexicana.

 “También al sur de China radica una agrupación llamada Mariachi Mezcal, la cual intervino en las festividades patrias de 2020 con el consulado general de México en Guangzhou.”

El mariachi ha sido declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2011 por la UNESCO; no sólo por sus interpretaciones musicales acompañadas de violines, vihuelas, trompetas y guitarrones, sino también por su característico regional traje de charro.

Camilo Camacho aprovechó para hacer una distinción entre el mariachi tradicional y el mariachi moderno; el primero, se conforma a finales del siglo XVIII y se relaciona más con las dotaciones instrumentales durante el Barroco; el segundo, surge en la CDMX con quienes migraron a principios del siglo XX en un territorio posrevolucionario, por lo que tuvieron la misión de ayudar a darle una identidad al país.

“El mariachi buscó dar cuenta de toda esa diversidad y la figura del charro se volvió importante, que era el traje de gala de los hacendados, pues los campesinos y los músicos no vestían con ese lujo, sino de manta y sombrero de zoyate”, explicó.

Asímismo comentó sobre la participación de las mujeres en estas agrupaciones, la cual inició con un papel de cantantes para posteriormente tomar un lugar con los instrumentos. Hoy se les puede ver tocando desde el violín hasta el guitarrón, un instrumento que realmente requiere experiencia y fuerza.

FUENTE: GACETA UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *