fbpx

HACEMOS POSIBLE LO IMPOSIBLE

DONA AQUÍ

AYUDA A GUERRERO

Arturo Durán García

Ser universitario implica un proceso de formación integral, especialmente a nivel personal, ético, moral, espiritual y social; esto no sólo te ayudará en tu vida universitaria, sino que además impactará en tus ámbitos personal y profesional.

Al concluir la licenciatura a fines de los años setenta, con notas sobresalientes, inicié de inmediato mis estudios para obtener el doctorado en Derecho, con especialidad en Derecho Constitucional y Administrativo, y las maestrías en Derecho y en Administración Pública.

Tuve grandes maestros en la Facultad de Derecho de nuestra querida Universidad, cuyas enseñanzas influyeron notablemente en mi vida profesional, lo que propició en mí no solamente el amor por el derecho, sino la pasión por el mismo. Algunos de ellos fueron el doctor Ignacio Burgoa Orihuela, el doctor Ricardo Franco Guzmán, el doctor Othón Pérez Fernández del Castillo, el doctor Raúl Cervantes Ahumada, el doctor Pedro Astudillo Ursúa y el doctor José de Jesús López Monroy, entre muchos otros.

Dentro de mi experiencia profesional y derivado de los conocimientos adquiridos gracias a estos estupendos profesores, tuve la oportunidad de trabajar con el licenciado Julio Rodolfo Moctezuma Cid, coordinador presidencial de Proyectos de Desarrollo, contribuyendo al diseño jurídico de varias propuestas que después se implementaron en beneficio del país, como el proyecto de Puertos Industriales y el de Sistema Nacional de Abastos, a principios de los años ochenta.

Practiqué brevemente la docencia en mi Alma Mater como profesor adjunto, pero mi gran retribución a la Universidad y a la nación se da durante mi paso por la Banca de Desarrollo: primero, al frente de la Dirección de Asuntos Jurídicos del Banco Mexicano Somex, donde tuve la oportunidad de colaborar con el licenciado Dionisio Alfredo Meade, y, posteriormente, como delegado estatal del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos, en el estado de Aguascalientes.

Mi tarea al frente de la Delegación Estatal hizo posible la construcción de muchas de las obras públicas que el día de hoy disfruta la población de Aguascalientes, siempre bajo el criterio de la factibilidad financiera y una alta rentabilidad social.

No cabe duda de que el progreso viaja por carretera, por lo que contribuimos en la planeación, desarrollo y ejecución de los caminos que unen a las pequeñas poblaciones con los mercados en los que venden su producción.

Un pozo quizá no significa nada para quien da por sentado que al abrir el grifo tendrá agua, pero para muchas comunidades una pequeña presa, un pozo o la conducción de las fuentes de las que brota el agua a las casas hacen toda la diferencia.

Llevar electricidad a colonias populares significa una mejora indiscutible, no sólo por la comodidad que representa para los usuarios domésticos, sino por la seguridad en las calles: una luminaria puede evitar un delito.

Detrás de éstas y muchas obras más que se construyeron durante mi gestión está, con mucho orgullo, ser un profesional egresado de nuestra querida UNAM y haber aprendido en ella los valores de la honestidad y el trabajo para los más necesitados.

El doctor Durán, con toda la experiencia adquirida durante su brillante trayectoria profesional, decidió seguir construyendo un estado de Aguascalientes más próspero y seguro, dando certeza a los actos jurídicos que se realizan día a día ante su Notaría en su labor de fedatario público y siguiendo las enseñanzas de grandes maestros y notarios, como nuestro querido don Jorge Sánchez Cordero.

Finalmente es importante destacar que a través del Presidente de la Fundación de nuestra querida alma mater, el Licenciado Dionisio Alfredo Meade, he colaborado en algunos temas de carácter jurídico y notarial.

Doctor en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México

Fuente: www.eluniversal.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Cerrar
Browse Tags