fbpx

Fundación UNAM

María Guadalupe Fernández Ruiz

Cariño y gratitud a la UNAM

Fundada el 21 de septiembre de 1551, la Universidad Nacional Autónoma de México  es la universidad más antigua e importante de Latinoamérica, por lo que me atrevo a decir que, considerando su historia, significado y riqueza cultural, es difícil encontrar una institución académica que emblematice tan dignamente a una nación y funja como su conciencia crítica, tal como lo hace la UNAM con nuestro México.

La UNAM está considerada como una de las mejores universidades en América Latina y  ocupando el lugar 105 de un total de  mil 300 universidades en 97 países del mundo, de acuerdo con el QS World University Ranking 2022.

Sin embargo las cifras y gradaciones no explican por qué es entrañablemente querida la UNAM; entre otras muchas razones, por las miles de piedras naturales de colores de diversas variedades y regiones, colectadas a lo largo de la República Mexicana, con las que Juan O’Gormam construyera el mural, de casi 4000 metros, llamado La Representación histórica de la cultura, en el que cada cara del edificio de la Biblioteca Central muestra una etapa histórica de México; porque el campus central de Ciudad Universitaria fue reconocido como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 2007, además de haber sido calificada como la Universidad con el campus más hermoso de entre las universidades más bellas de América Latina, de acuerdo a lo publicado en la revista británica Times Higher Education; porque está vestida diariamente por murales de Diego Rivera, Alfaro Siqueiros, Francisco Eppens, José Chávez, entre otros, que aportaron su genio y arte al paisaje que hoy nos resulta tan familiar, y del que somos parte desde el primer día al fundirnos en una mexicanidad nacional y universitaria.

Porque en sus Centros, Institutos y Facultades el talento no es escaso: sus docentes, investigadores y alumnos han sido reconocidos nacional e internacionalmente. Entre sus egresados destacan un premio Nobel de la Paz y un premio Nobel de Química.

Porque la Facultad de Derecho, a la cual pertenezco, tiene en su haber la forja de grandes juristas, entre ellos, connotados académicos creadores de doctrina con quienes tuve el privilegio de cursar distintas asignaturas: Andrés Serra Rojas, Ignacio Burgoa, Alfonso Noriega Cantú, Ignacio Galindo Garfias, Raúl Carrancá y Rivas, Jorge Barrera Graff, Yolanda Frías, Martha Morineau, quienes además de transmitir conocimientos propios de su disciplina nos compartían su visión y análisis del acontecer nacional; varios de ellos fueron maestros de presidentes de la República y en ese tiempo no era raro que el presidente en turno les llamara para hacerles alguna consulta, como relatara don Andrés Serra Rojas, quien en distintas ocasiones enfatizaba que en su clase había nacido el voto de los jóvenes, mientras trataba de crear en sus alumnos la importancia del derecho al voto así como anécdotas propias que en ese entonces eran ya parte de la historia de nuestro país.

Porque ha sabido crecer y expandirse, descentralizándose, para colmar exitosamente las necesidades educativas y de investigación de miles de estudiantes en las Facultades de Estudios Superiores, que han cumplido ya 45 años. Porque en la actualidad, en mi desempeño como docente observo una vida académica intensa y dinámica, llena de actividades y oportunidades no sólo para sus integrantes, sino para la sociedad mexicana en general y para miembros de universidades e instituciones nacionales y extranjeras; porque mi Facultad de Derecho es la mejor de Iberoamérica, calificada así por el QS World University Ranings by Subject 2021, porque la UNAM no se queda corta, es siempre inclusiva y congregante, abierta al cambio y respetuosa con el pasado; generosa al transformar vidas y sabia para perpetuar el deseo de búsqueda y superación en jóvenes y viejos, y en esta generosidad destaca la labor que realiza Fundación UNAM con miles de estudiantes universitarios mediante becas, apoyo nutricional, brigadas de salud y más; de manera que afiliarse a la FUNAM es muestra de cariño y gratitud a la UNAM, significa mantener viva y dinámica a nuestra Alma Mater y con ello a millones de mexicanos.

Jefa de la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Derecho de la UNAM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *