fbpx

HACEMOS POSIBLE LO IMPOSIBLE

DONA AQUÍ

AYUDA A GUERRERO

Comunicación asertiva desde la infancia: Clave en la formación de empatía en adultos

  • Las habilidades y aptitudes socioemocionales deben implementarse desde edades tempranas.

En el quinto Ciclo de Conferencias: “UNAMirada desde la Psicología”, la Dra. María Santos Becerril Pérez de la Facultad de Psicología, UNAM recalcó la importancia de incentivar la empatía emocional desde las infancias, dado que es un factor clave en el desarrollo de la personalidad.

La Dra. Becerril Pérez puntualizó que debemos valernos de un conjunto de habilidades y actitudes para entender nuestras emociones, codificarlas, gestionarlas y regularlas durante nuestras interacciones con las demás personas.

“Promover en niñas y niños estas destrezas de ponerse en el lugar del otro y ser empático hacia las diferencias, nos hará más incluyentes”, estableció.

La Dra. Becerril Pérez, explicó que a lo largo de la niñez y la adolescencia, se debe construir autonomía emocional, aun cuando  esto no sea un proceso lineal  ya que consiste en diferentes etapas como lo son: conciencia emocional, regulación, autonomía y tener competencias para el bienestar socioemocional. 

En ese contexto, la universitaria informó que México vive un rezago de  habilidades, ya que los adultos jóvenes no cuentan con las aptitudes suficientes para alcanzar la autonomía y ser emocional y socialmente responsables de sus decisiones, tomando en cuenta que, para lograrlo, es necesario implementar estrategias de desarrollo de estas etapas desde la infancia.

“Desde que nace el niño, el adulto puede mencionar lo que el pequeño siente para ayudarlo: ¡ah, estás enojado porque no te he dado de comer! Al hacerlo, la niña o el niño logra reconocer qué está sintiendo, pero aún no sabe que se llama miedo, tristeza, enojo, alegría, etcétera, y es importante que en un inicio se trabaje en la identificación de emociones básicas”, detalló.

Por ello, la Dra. María Santos Becerril, recalcó que es importante no mostrar, corporal y físicamente, un aspecto contrario a lo que se dice, y promover la comunicación asertiva, dado que los menores aprenden a igualar los comportamientos de los adultos. 

“Se pretende enseñar a no estar enojados, pero nadie pregunta ¿por qué no eres feliz?, ¿por qué no eres agradecido con lo que tienes? Si eres malo entonces hay una consecuencia, pero nadie lo orienta hacia lo positivo porque es más fácil enfocarse en la carencia”, expuso.

Al concluir, la Dra. Becerril Pérez remarcó que, para que estas estrategias tengan éxito, debemos trabajar en nuestras emociones como adultos y brindar acompañamiento a la infancia, con el fin de crear  un proceso de aprendizaje y experiencias compartidas.

Fuente: Dirección General de Comunicación Social

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Cerrar
Browse Tags