fbpx

Fundación UNAM

La lucha por los derecho LGBTQ+ todavía está lejos de terminarse

En el contexto del Día Internacional del Orgullo LGBTI+, que se conmemora todo junio, los investigadores de la UNAM, Alethia Fernández de la Reguera Ahedo y César Torres Cruz, afirmaron que tienen que persistir pues todavía hay mucho por qué luchar.

Aunque en nuestro país hemos tenido avances como el reconocimiento del matrimonio entre personas del mismo sexo, aún hay que combatir la violencia estructural: lograr el acceso de la población de la diversidad sexual a la salud, a condiciones dignas de trabajo y garantizar el derecho a la no discriminación.

Hay que unirnos y aliarnos en las resistencias y en la lucha por los derechos de la población de la diversidad sexual en México, porque a pesar de que el artículo 1° de la Constitución prohíbe todo tipo de discriminación, incluyendo la orientación sexual, seguimos viviendo en una sociedad muy homofóbica, muy transfóbica, aseveró Fernández de la Reguera, académica del Instituto de Investigaciones Jurídicas.

Lo más alarmante, agregó la también coordinadora del Laboratorio Nacional Diversidades, es que esta homofobia se da en los entornos más cercanos: familia, escuela, trabajo, acceso a servicios médicos, entre otros.

Torres Cruz, académico del Centro de Investigaciones y Estudios de Género indicó que es muy importante conmemorar este movimiento social, el cual inició hace más de cuatro décadas: salir a las calles y dar cuenta de que hay muchas personas LGBTI+ en la sociedad que reclaman derechos y condiciones de vida más justas.

Aunque no es el mismo contexto que en los años 60, cuando iniciaron estas manifestaciones en los espacios públicos o el de 1978, cuando se realizó la primera manifestación UNAM del orgullo homosexual en Ciudad de México, todavía las personas LGBTI+ enfrentan grandes retos, por ejemplo: la alta tasa de crímenes de odio que ubica a México –de acuerdo con Observatorio de Sexualidad y Política– en el segundo lugar en el mundo, dijo el experto en género, salud y sexualidad.

Fernández de la Reguera recordó la Encuesta Nacional sobre Discriminación por Motivos de Identidad de Género 2018, elaborada por el Consejo Nacional para Prevenir La Discriminación y la Comisión Nacional para los Derechos Humanos, la cual señala que 75 por ciento de las personas trans se han sentido discriminadas, al igual que seis de cada 10 personas bisexuales, mientras que entre la gente con identidad de género no normativa -que no se identifica como hombre o mujer- aumenta hasta 80 por ciento.

“El sufrimiento y dolor por tener que crecer en un entorno de profunda exclusión es una realidad de muchas personas en este país y de la cual debemos hacernos conscientes”

En 2019, añadió, se registraron 269 homicidios de personas de la diversidad sexual en el país, que es una de las formas más extremas de la violencia, pero la discriminación y la violencia se expresan en lo cotidiano: cuatro de cada 10 personas, por ejemplo, se han sentido excluidas y discriminadas cuando asisten a una consulta médica, entre otros datos.

Torres Cruz, doctor en Ciencias Políticas y Sociales, coincidió en que las prácticas homosexuales suelen estar más asimiladas por la sociedad, y actualmente persiste mucha discriminación y muestras de odio contra las personas trans.

Fuente: Gaceta UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *