fbpx

Fundación UNAM

Para alargar la vida de alimentos y medicamentos

Con la finalidad de aumentar la vida de alimentos, fármacos y aditivos nutricionales o antioxidantes, investigadores de la UNAM desarrollaron microcápsulas a partir de la sábila y el mucílago del nopal (el jugo viscoso del cactáceo).

El doctor Luis Medina Torres, académico de la Universidad y cabeza del proyecto, explica que ambas sustancias son procesadas a fin de obtener un polvo que pueda ser encapsulado junto con sustancias activas de medicamentos o alimentos. De esta forma, se libera la sustancia activa por tiempo prolongado sin que se pierdan sus propiedades; al tiempo en que se beneficia el tránsito intestinal y se protege contra agentes oxidantes.

Micro Capsula 2

De acuerdo con el académico del Instituto de Investigaciones en Materiales, con el uso del jugo del nopal, también sería posible el encapsulamiento de huevo, mismo que al rehidratarse se convertiría en un producto de alto valor alimenticio, que pudiera permanecer por más tiempo en los anaqueles, además de ofrecer ventajas en su transporte y aplicaciones.

Medina Torres destacó que se trata de un proyecto que se ha trabajado desde hace más de 20 años, el cual traería como beneficio adicional la disminución de contaminación el evitar que el mucílago del nopal sea arrojado al drenaje.

Y es que tan sólo en la delegación Milpa Alta, se cultivan alrededor de 7 mil 500 hectáreas de nopal, por lo que esta innovación también ayudaría a este sector agrícola.

Micro Capsula 3

El desarrollo de la microencapsulación de antioxidantes ya fue patentado por la UNAM, además de lograr el cuarto sitio dentro del Programa de Fomento al Patentamiento y la Innovación de la propia Universidad.

De acuerdo con el doctor Medina Torres el siguiente reto es lograr encapsular probióticos, trabajo que afirman ya tiene un 50% de avance y que de completarse sería de utilidad en la industria farmacéutica. También, se busca llevar, en un futuro próximo, esta innovación a productos como colorantes utilizados en la elaboración de vinos y pinturas.

Fuente: Gaceta UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *