fbpx

Fundación UNAM

Graue recibe Honoris Causa por la UASLP

En la universidad pública creemos en una educación popular, sin distinción de clases, género, preferencias o ideologías. Una educación de calidad humana, incluyente, crítica, libre, reflexiva y propositiva, afirmó Enrique Graue Wiechers, rector de la UNAM, al recibir el grado de doctor honoris causa por la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP).

Las universidades, agregó, deben impulsar en la juventud una capacidad innovadora y adaptativa a las diversas tareas que habrán de enfrentar, así como seguir estimulando la investigación original, que contribuya al desarrollo económico de nuestras naciones y al avance universal del conocimiento.

También, defender la creación y las expresiones artísticas que nos permitan conservar nuestra cultura e identidad.

Estamos convencidos de que la educación pública es un bien social y su financiamiento, oportuno y suficiente, es una obligación del Estado.  Por supuesto que nos comprometemos con la autogestión independiente con compromiso social, transparencia y rendición de cuentas de cara a la sociedad, destacó en la ceremonia solemne efectuada en el Edificio Central de la UASLP.

Todas estas premisas son retos que la autonomía exige librar; ésta no tiene un concepto unívoco, estático, sino que se conquista día con día, mediante su ejercicio en libertad, añadió Graue Wiechers, luego de recibir la medalla y título como doctor honoris causa, de manos del rector de la UASLP, Alejandro Zermeño Guerra.

Esta distinción, que me honra enormemente, es un compromiso para reforzar los lazos entre nuestras instituciones y para continuar trabajando estrechamente hacia el cumplimiento cabal de las funciones sustantivas a las que nos debemos y servimos, puntualizó.

Al ofrecer la conferencia magistral “Los desafíos de la educación superior en este siglo y en el retorno a actividades en el marco de nuestra autonomía”, el rector de la UNAM aseguró que desde su autonomía y con una óptica plural y diversa, las universidades públicas pueden vislumbrar los rumbos para incidir en el bienestar de sus comunidades y de nuestra nación.

Estas instituciones, prosiguió, saben que están inmersas en una época de cambios educativos y sociales a los que deben responder con prontitud y certeza.

Conocen que todas sus comunidades desean regresar a sus actividades, pero deben hacerlo con seguridad y prudencia. También coinciden en la importancia de ampliar la matrícula de educación superior, sin que ello merme la calidad educativa.

Fuente: DCGS, UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.