Fundación UNAM

Superando obstáculos

Al ingresar a una carrera universitaria, algunos estudiantes no encuentran lo que buscaban y deciden realizar un cambio que les permita tener una nueva motivación. Ese es el caso de Daniela Ovando, quien está por concluir la carrera Química Farmacéutico Biológica.

Al tomar la decisión, esta joven no imaginó que tendría que enfrentar algunos problemas, en especial para mantener una beca con la que contaba. Sin embargo, por diversas circunstancias, la perdió por un semestre, por lo que se propuso no sólo recuperarla sino mejorar sus calificaciones.

“Mi promedio subió, de hecho subió bastante. Me esforcé mucho, además me daba vergüenza haber reprobado materias y más porque estoy en una escuela muy buena como para ir reprobando”.

Gracias a este esfuerzo, Daniela pudo aplicar para la Beca de Alimentos que ofrece Fundación UNAM, la cual afirma, le ha ayudado a cuidar un tema tan importante como lo es su alimentación.

“Es un apoyo grandísimo. A mí me sirve muchísimo esta beca debido a que vivo lejos de la escuela y no me da tiempo de llevarme algo de comer de mi casa, y muchas veces no es práctico en el transporte público”.

superando obstaculos 2

Y es que para ella, realizar un buen desayuno es sumamente importante, pues de eso depende su desempeño a lo largo del día.

“Es una carrera de fuerza, casi de resistencia. De mi grupo, se fueron como 20. Ya somos pocos los que quedamos. Yo tengo mi horario. Tengo dos clases en la mañana y ya me voy a desayunar como a las 10 am. Termino y me voy a nadar o sino a la biblioteca a hacer tarea. Después me voy a mis clases de la tarde”.

Con todas las actividades que tiene durante el día, Daniela reconoce que desayunar y comer es casi un acto de responsabilidad sobre sí misma.

“Yo he visto a varios de mis amigos que no tienen la beca y suelen comer chatarra, a pesar de que tienen para costear una comida mejor. Desde que tengo la beca, mi rendimiento ha sido muchísimo mejor. Pase del 7 vergonzoso al 8, y todavía aspiro a más”.

Y una de sus metas a futuro, es dedicar su vida a la investigación científica, rama de la química que a su parecer, no se le ha puesto la atención necesaria en nuestro país.

“En los laboratorios farmacéuticos, haciendo medicamentos, te pagan muy bien pero a mí me gusta más aprender sobre las enfermedades, ver que bacteria atacó de nuevo, por qué hay una pandemia o una epidemia. Yo quiero trabajar en esas áreas”.

Daniela reconoce que esta nueva perspectiva de vida no habría sido posible sin el apoyo que ha significado contar con una beca.

“Estudiar en la UNAM es un gran privilegio y que nos den becas es todavía más. Yo les pediría que sigan apoyando. Nos da fuerza para seguir avanzando y no detenernos. Hay mucha gente que ha desertado por no contar con los recursos para seguir estudiando. Mi compromiso es sobresalir porque alguien nos está dando ese apoyo y defraudarlo no es lo correcto”.

Contigo “hacemos posible lo imposible”, asóciate a Fundación UNAM.

Fuente: Fundación UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *