fbpx

HACEMOS POSIBLE LO IMPOSIBLE

DONA AQUÍ

AYUDA A GUERRERO

Brujas: pioneras en la ciencia; perseguidas por sus conocimientos

  • La exposición Malleus maleficarum devela su oscuro pasado.

Lo que sabemos de las brujas se originó durante la Edad Media en Europa. El término bruja se utilizó entre los siglos XII y XVII; fue acuñado con la idea que un ser maligno otorgaba a ciertas mujeres poderes, fórmulas y artefactos para hacer maleficios.

Se les acusaba de hechicería y de ser adoradoras del diablo, sin embargo, para la doctora Norma Blazquez Graf, académica del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la UNAM (CEIICH), se trataba de las primeras mujeres incursionando en la ciencia.

Sus conocimientos no provenían de la magia, sino de su propia experiencia: eran parteras, perfumistas, nodrizas y curanderas; experimentaban con metales, minerales y plantas. Sabían de sexualidad, reproducción y elaboraban anticonceptivos a partir de hierbas. No obstante, para el pensamiento de la época era inconcebible que una mujer pudiese, por si misma, obtener esta sabiduría.

De acuerdo con la autora de El retorno de las brujas, Incorporación, aportaciones y críticas de las mujeres a la ciencia, con la persecución, que coincidió con el surgimiento de las primeras universidades, se “expropió” el conocimiento de las brujas, a la vez que se les marginó de los centros de enseñanza.

Se puede decir que la ciencia moderna nació con la exclusión del conocimiento de las mujeres”, afirmó.

En la actualidad, una práctica religiosa vinculada con la brujería es la Wicca, centrada en la veneración de la naturaleza y la adoración de una deidad suprema, a menudo representada como una diosa y un dios. La Wicca se originó en el siglo XX y ha tenido un notable crecimiento desde entonces.

Próximamente Fundación UNAM y el Palacio de la Autonomía presentarán la exposición Brujería, Malleus maleficarum, muestra integrada por figura realistas, semejantes a las proporciones del ser humano, además de réplicas y objetos provenientes de Europa. Estas piezas son parte de colecciones privadas y diversas esculturas producidas por artistas plásticos mexicanos.

La muestra, cuyo nombre puede traducirse como “El martillo de las brujas” hace referencia al tratado escrito en el siglo XV por los monjes dominicos Heinrich Kramer y Jacob Sprenger, que sirvió como manual para identificar y procesar a personas acusadas de brujería.

La exhibición explora la historia y los misterios de esta práctica desde sus orígenes hasta la persecución y los casos que han dejado huella en la historia, pasando por una sección dedicada a la brujería mexicana.

Podrás visitarla a partir del 27 de octubre en Lic. Primo de Verdad, número 2, Centro Histórico de la Ciudad de México.

Con información de:

http://www.unamiradaalaciencia.unam.mx/la_prensa/consulta_prensa_pdf.cfm?vArchivoPrensa=246

https://ciencia.unam.mx/contenido/video/173/una-historia-de-brujas-relacionada-con-la-ciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Cerrar
Browse Tags