fbpx

Fundación UNAM

100 años del escudo universitario

El escudo de la Universidad cumple un siglo de existir, manteniendo su carácter de unidad con las naciones de habla hispana del continente americano.

Creado en 1921 por José Vasconcelos, nació como reflejo de la transformación de México en su naturaleza y objetivos: el águila mexicana y el cóndor andino hermanados, velan por el subcontinente latinoamericano, y el añoso latín fue desplazado por la rotunda frase antipositivista, forjada en el crisol de nuestras razas, en plural, de nuestro rico y complejo mestizaje: “Por mi raza hablará el espíritu”.

Por ello se realizó la Ceremonia Conmemorativa por el Centenario del Escudo y Lema de la UNAM, donde el historiador Javier Garciadiego destacó que la transformación implicó también una nueva promesa: dejar de ser una institución para las élites y ampliar la matrícula a las clases medias y sectores populares.

“Si la Universidad de Justo Sierra se identificaba con Europa y Estados Unidos, la Universidad de Vasconcelos estaba claramente orientada a América Latina”.

Las características del escudo universitario fueron presentadas oficialmente en el Boletín de la Universidad (IV Época, tomo II, Núm. 5, julio 1921), donde se explica que consistirá en un mapa de la América Latina con la leyenda “Por mi raza hablará el espíritu”; se significa en este lema la convicción de que la raza nuestra elaborará una cultura de tendencias nuevas, de esencia espiritual y libérrima. Sostendrán el escudo un águila y un cóndor apoyado todo en una alegoría de los volcanes y el nopal azteca.

Esto coronado por una cintilla que originalmente decía: Universidad Nacional de México, frase a la que se le añadió la palabra Autónoma, en 1929, cuando esta casa de estudios obtuvo esa condición.

También te puede interesar: Justo Sierra y las primeras impresiones de autonomía

En su turno, Fernando Vizcaíno, del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS), comentó la importancia del concepto de raza, y la idea de la “raza cósmica” en el lema de la Universidad Nacional:

No hay duda de que Vasconcelos concibe la historia de occidente entre el mundo hispánico y el mundo anglosajón, porque no hay que olvidar el contexto histórico en que se crea nuestro lema. Hablamos de los años 20, que en Europa, y en buena medida en Norteamérica, existía la idea de una superioridad racial, la de los blancos o arios, particularmente.

Vasconcelos se opone a esa idea a través de “la raza cósmica”, la cual reúne las cuatro principales razas: afros, blancos, asiáticos y amerindios, relata Vizcaíno Guerra.

Entonces la raza cósmica no es otra que nosotros mismos, los mestizos que, a diferencia de la supuesta raza pura, es una mezcla diversa que constituye la fuente de la fortaleza, mencionó.

Para Sabino Ignacio Gaínza Kawano, académico de la Facultad de Artes y Diseño, no es un logotipo, sino un escudo, con antecedentes europeos y prehispánicos, por el ave bicéfala y la forma.

El estilo visual del águila y el cóndor, así como de las alas y las patas, es prehispánico. La banda superior y probablemente el estilo del escudo se vieron influenciados por el Método de dibujo popular mexicano, de Adolfo Best Maugard.

El escudo que actualmente se esgrime de manera oficial, refiere, es un híbrido de dos versiones gráficas que ya se habían utilizado. “Una es un escudo con relleno negro de las alas, patas, plumas y cabezas del cóndor y del águila; y el otro es un escudo con las plumas, alas, patas y cabezas del cóndor y águila en outline (contorno)”.

Fuente: Gaceta UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *