fbpx

HACEMOS POSIBLE LO IMPOSIBLE

DONA AQUÍ

AYUDA A GUERRERO

El dolor: repercusiones físicas, cognitivas, emocionales y sociales

  • La importancia de un buen diagnóstico.

El dolor es un problema que actualmente padecen muchas personas alrededor del mundo, y que tiene repercusiones físicas, cognitivas y emocionales.

En el marco del Día Mundial contra el Dolor, es importante recalcar la importancia de sensibilizar y crear conciencia sobre el derecho  a la salud física y mental. En ese contexto, el pasado 17 de octubre, la Dra. Nayely Vianey Salazar Trujillo, académica de la Facultad de Medicina, comentó que todos en algún momento hemos experimentado dolor físico y que nos hemos acostumbrado a vivir con él,  siendo esto último algo que representa una señal de alerta.

“Vivir así afecta a quien lo padece en diferentes esferas. La actividad laboral y relaciones interpersonales del paciente se ven alteradas, pues el malestar le impide actuar como antes”, explicó.

La Dra. Salazar Trujillo, también coordinadora del Grupo de Trabajo sobre Cuidados Paliativos del Seminario de Estudios sobre la Globalidad, comentó que los dolores se pueden clasificar en agudo: derivado de una lesión o un síntoma de enfermedad; y crónico: un dolor que persiste por más de tres meses.

Ante eso, la académica explicó que el dolor crónico constituye un padecimiento muy agravado, tanto para el paciente como para quiénes lo rodean, esto como resultado de la generación de daño físico, psicológico, social y conductual, cuyos estragos que dependen de su severidad, duración, tolerancia y capacidad de manejar el dolor.

“Vivir con un malestar cotidiano produce mucha incertidumbre, pues una misma actividad puede detonar dolencias un día y al siguiente no, y ello invita a permanecer inactivo y aislado; de ahí que el dolor crónico sea la principal causa de ausentismo laboral y discapacidad”, expresó.

La Dra. Salazar Trujillo, indicó que otro de los problemas de estos padecimientos aparecen cuando se dan  diagnósticos incorrectos o una medicación generalizada. Ante esto, Salazar Trujillo invitó a sus colegas a enfocar los tratamientos de acuerdo con las necesidades de cada paciente.

“Cada medicamento tiene un perfil farmacológico y farmacodinámico diferente, por lo que no podemos recetar lo mismo a todos sin distinción. Quienes llegan a los servicios de una clínica del dolor suelen hacerlo de manera tardía y con tratamientos no específicos para su etiología”, subrayó. 

Además, la universitaria añadió que una de los padecimientos más comunes son las lumbalgias que ocasionan síndromes lumbares y que representan el sesenta por ciento de los ingresos a una clínica del dolor.

A modo de conclusión, la Dra. Salazar Trujillo recalcó la importancia de visibilizar y tratar uno de los problemas de salud más subestimados en el mundo. Así lo demostró el estudio de la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP, por sus siglas en inglés), la cual estima que una de cada cinco personas en el planeta, padecen estos síntomas. y que de acuerdo con las estadísticas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en México, 40 millones de habitantes sufren estos padecimientos.

Fuente: Gaceta UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Cerrar
Browse Tags