fbpx

HACEMOS POSIBLE LO IMPOSIBLE

DONA AQUÍ

AYUDA A GUERRERO

La UNAM certifica a perros entrenados para búsqueda y rescate

  • Conoce la Unidad Canina de Búsqueda y Rescate de Personas de la UNAM.

Durante el terremoto del 19 de septiembre de 2017, los perros rescatistas se convirtieron en héroes que dentro del escombro, el miedo y la tristeza, ayudaron a salvar la vida de muchas personas. 

Comprometida con la salvaguarda de todas y todos los mexicanos, la Dirección General de Análisis, Protección y Seguridad Universitaria (DGAPSU) de la UNAM, cuenta con una Unidad Canina de Búsqueda y Rescate de Personas, Se trata de una institución encargada de capacitar perros, entrenadores guías y a estudiantes universitarios, con el objetivo de formar equipos especializados de búsqueda de personas. 

Los perros de búsqueda y rescate de la UNAM están entrenados para encontrar a personas atrapadas bajo los edificios colapsados luego de un sismo. Ejemplo de esto, la historia de Gala y Baco, dos pastores belga que ayudaron a rescatar a personas en el tsunami de Japón en 2011, en el sismo del 19 de septiembre de 2017, en las explosiones de la Torre de Pemex en 2013, en el hospital de Cuajimalpa en 2014 y en el deslave del cerro del Chiquihuite en 2021.

Al hablar sobre la historia de la organización, Julio Alejandro Velázquez Rodríguez, coordinador de la Unidad Canina, relató que esta se fundó en 1986, luego del terrible sismo de septiembre de 1985, como una respuesta a la necesidad de redoblar los esfuerzos y para atender y ayudar a personas atrapadas en los escombros.

“Nace del requerimiento de ver que vinieron equipos caninos de otros países como Estados Unidos, Canadá, Suiza y Francia para apoyarnos. Al principio se tenían carencias técnicas, pero se vió la eficiencia y se mejoraron. La Universidad inició con esos primeros pasos”.

Además, comentó que los caninos no solamente están entrenados para detectar  personas, sino que, además, cuentan con adiestramiento enfocado en olfatear las zonas y verificar que no quede nadie atrapado entre los escombros, para que, luego de ello, la maquinaria pueda retirar el material colapsado. 

“Lo que el perro detecta es la concentración del CO2, su olfato es cincuenta veces más sensible que el nuestro”, explicó Julio Velázquez.

Velázquez Rodríguez, informó que actualmente la Unidad Canina K9 cuenta con treinta binomios humano-canino, conformados por estudiantes universitarios y por perros entrenados desde cachorros, con el objetivo de que reúnan varios años de labores operativas luego de recibir la certificación como canes rescatistas. 

De acuerdo con Julio Velázquez Rodríguez, los perros no solo son compañeros de viajes, también son un apoyo emocional para las personas, ya que ha visto cómo la gente se siente respaldada en situaciones de estrés, pánico y tristeza.

“Cuando tú llegas con el perro la gente se siente apoyada. Llegas con el logotipo de la Universidad y se abren las puertas”, indicó. 

A modo de conclusión, el coordinador expresó que una de las metas que tiene la Unidad K9 es capacitar a la mayor cantidad de perros rescatistas universitarios en todo el país, buscando que se tengan más posibilidades de ayudar a más personas.

Para más información sobre el programa y labor de la DGAPSU puedes visitar el siguiente enlace: http://www.seguridadyproteccion.unam.mx/ o mandar un correo electrónico a: proteccioncivil@dgapsu.unam.mx 

Fuente: Revista UNAM Global

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Cerrar
Browse Tags