fbpx

Fundación UNAM

Microorganismos en intestino, asociados a enfermedades: UNAM

El cuerpo humano, específicamente en órganos como boca, nariz, tracto digestivo y genitales, alberga un sinnúmero de bacterias  importante en los procesos metabólicos, nutricionales, fisiológicos e inmunológicos. Sin embargo, también juegan un papel en el desarrollo de diversas enfermedades.

Adrián Ochoa, investigador del Instituto de Biotecnología de la UNAM, busca entender la forma en la que las bacterias intestinales (o microbioma) repercuten en la salud y en diversas afecciones. Por ello, su trabajo de investigación se ha enfocado en identificar virus en muestras fecales de niños sanos, obesos y obesos con complicaciones metabólicas (tales como diabetes, colesterol, glucosa alta), lo que le permitirá conocer la unión humano-bacteria-virus.

obesidad_contenido1

“La inestabilidad en el microbioma  -detonado por una mala alimentación- provoca que los microorganismos malignos crezcan sobre los benignos. Por ejemplo: si se tiene una dieta rica en carbohidratos y/ o grasas, las bacterias producirán ácidos grasos de cadena corta que conllevarán a una reacción inflamatoria intestinal y, a la larga, a la obesidad”, explica Ochoa.

De acuerdo con el investigador del Instituto de Biotecnología de la UNAM, existe la hipótesis de que los virus están asociados a enfermedades como la obesidad, lo cual explicaría porque hay personas que a pesar de cuidar su alimentación no logran adelgazar.

El propósito del trabajo realizado por Ochoa es hacer trabajos preventivos y correctivos, en especial en niños, para así evitar la obesidad.

obesidad_contenido2

En este sentido, señala que científicos en Europa y Estados Unidos aseguran que el trasplante de materia fecal de una persona con metabolismo sano ha ayudado a corregir el desequilibrio del microbioma intestinal.

Según el universitario, esta opción sería una buena alternativa en nuestro país pero para lograrlo, se requiere eliminar el tabú social que generaría; así como determinar las regulaciones pertinentes para su comercialización.

Fuente: DGCS, UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *