fbpx

Fundación UNAM

Actividad humana: principal factor en el calentamiento global

2021 inició con inviernos más severos y otros eventos climáticos extremos en latitudes medias del planeta; acontecimientos cuya responsabilidad cae –más de lo que imaginamos- en la actividad humana, aseguran expertos de un equipo internacional de científicos, entre los que se encuentra Francisco Estrada Porrúa, coordinador del Programa de Investigación en Cambio Climático (PINCC) de la UNAM.

A través de un artículo publicado en Scientific Reports de la revista internacional Nature, “Spatial variations in the warming trend and the transition to more severe weather in milatitudes”, se dio a conocer que hay una tendencia de elevación de la temperatura en el mundo.

Aunque se creía que lo anterior no se debía a la intervención humana sino a una contradicción entre el aumento constante en las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono (CO2) y una disminución en la tasa de incremento en la temperatura del planeta, una reciente investigación (2013) mostró que definitivamente hemos contribuido en estos cambios climáticos.

Estrada Porrúa explicó cómo desde el inicio de la Revolución industrial la temperatura global tuvo un aumento, sin embargo, a partir de 1960 este crecimiento se triplicó; en los años 90 se presentó una pausa a este fenómeno, misma que fue analizada y resultó ser producto de una serie de eventos socioeconómicos, como el Protocolo de Montreal que se realizó de manera mundial para disminuir la presencia de clorofluorocarbonos en la atmósfera para proteger la capa de ozono.

A esto se le sumó el uso más eficiente del agua en la producción agrícola asiática, el cambio de fertilizantes y el desarrollo industrial de China e India que creó aerosoles atmosféricos para reflejar parte de la energía solar, actividades que tuvieron un efecto en la reducción en el aumento de la temperatura global conocida como “pausa de calentamiento” y que demostraron que lo que hacemos o dejamos de hacer los humanos si tiene una relación con estos cambios.

En el último artículo del experto Francisco Estrada, elaborado con Pierre Perron y Dukpa Kim, mencionan el fenómeno “amplificación del ártico”, el cual ha contribuido considerablemente al calentamiento de la región y del mundo; la tasa de calentamiento del ártico es dos veces mayor a la del resto del planeta, aseguró.

Una explicación a esto es el derretimiento de los hielos polares que provocan la absorción de energía por parte de los océanos. Además, el ártico sigue calentándose y las latitudes medias en menor medida, contraste de temperaturas que afectan la corriente en chorro polar, es decir, los vientos hacen que las masas de aire polar se mantengan confinadas en el Polo Norte, pero cuando esta corriente se debilita el contraste térmico disminuye provocando que el aire polar llegue a zonas a donde normalmente no llegaría, provocando de esta forma inviernos severos.

 “Estamos conectando la intervención de los humanos con el clima, con eventos de carácter meteorológico, inviernos muy fríos, precipitaciones extremas o veranos muy cálidos como los que se han registrado en Asia”, mencionó el especialista.

Aunque podemos tomar medidas como la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero para dejar de intervenir en el cambio climático, nuestras actividades ya han alterado tanto el clima que incluso, aunque disminuyéramos la tasa de calentamiento, podríamos tener eventos extremos e inesperados.

“Es una advertencia muy importante: hay que mitigar globalmente el cambio climático, porque sólo así nos libraremos de sus peores efectos, y mientras ello ocurre, adaptarnos a los periodos de transición y sus perturbaciones”, aseveró.

Si no conseguimos una estabilización de la temperatura durante este siglo, la temperatura podría tener un aumento de hasta cuatro grados, provocando así sorpresas severas y desagradables, por lo que es urgente tomar conciencia sobre el tema y conseguir un acuerdo internacional para empezar a ver resultados favorables. Afirmó Estrada Porrúa.

El experto aprovechó para sugerir que en México se dé a conocer más sobre el tema y sus impactos, ya que se requiere de la suma de esfuerzos no sólo para aminorar la situación, sino también para adaptarse y estar listos para todos los posibles panoramas.

FUENTE: DGCS UNAM

One thought

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *