fbpx

Fundación UNAM

En la búsqueda de petróleo

Una de las industrias más importantes para la economía de  nuestro país, es la petrolera. Sin embargo, con el tiempo se ha vuelto un tanto más difícil encontrar nuevos yacimientos que permitan seguir aprovechando este recurso energético.

Con la finalidad de poder cuantificar cuanto petróleo existe en una zona de posible extracción, investigadores de la UNAM, desarrollaron un modelo matemático que permitiría facilitar dicha tarea.

extraccionPETROLEO2

Francisco Godínez, académico del Instituto de Ingeniería e integrante del equipo de investigación, señala que si bien existen fórmulas y técnicas que ayudan en la tarea, su funcionalidad depende del tipo de suelo donde se haga la búsqueda.

“Normalmente los núcleos rocosos tienen poros y dentro de esos poros puedes tener algún tipo de líquido. A ese tipo de núcleos se les llama saturados, lo que quiere decir que tienes mezclas de líquidos, fundamentalmente salmuera e hidrocarburos, ya sea gas o petróleo. Pero estos rangos se ajustan a ciertos grados de porosidad, pero en otros no”.

extraccionPETROLEO3

Lo anterior se traduce en una mayor inversión de recursos tanto humanos como monetarios. Por el contrario, la propuesta hecha por el equipo conformado por Óscar Chávez, Alberto Beltrán y Roberto Zenit, y propio Francisco Godínez, está basado en leyes físicas de difusión y conducción de calor, lo que en teoría, permitiría un ahorro en ambos recursos.

“¿Porque se nos ocurrió? Pues porque en condiciones de pozo, las rocas a 300 – 400 metros están a alta presión y temperatura, entonces sentimos que era una variable termodinámica que podíamos usar para describir el proceso”.

extraccionPETROLEO4

El proyecto, que se trabajó en conjunto entre el Instituto de Ingeniería y el Instituto de Materiales de la UNAM, con apoyo de la Secretaría de Energía y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), ya ha sido publicado por revistas científicas y continua en proceso de revisión para confirmar su funcionalidad.

“La prueba de fuego, o una de las pruebas de fuego, es que Pemex (paraestatal que también participó en el estudio) lo ponga en marcha y entonces, esta retroalimentación nos diga si funciona bien”.

El investigador del Instituto de Ingeniería explica que pese a que el proyecto original ya fue concluido, el equipo sigue trabajando en una tercera etapa, cuyos resultados serán publicados por revistas de renombre científico. Asimismo, para 2016 planean comenzar con la etapa cuatro de dicho proyecto.

También te puede interesar: UNAM estudiará estaciones de Pemex tras firma de convenio

Fuente: DGCS, UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *