fbpx

Fundación UNAM

El confinamiento y home office

La pandemia provocada por el COVID-19 ha traído consigo muchos cambios, uno de ellos es la forma de trabajo, mejor conocida como “home office”. Misma que ha sido adoptada por un gran número de empresas y de la cual existen muchas incógnitas, pros y contras a su alrededor.

Es por ello que a través del programa “La UNAM responde” –creado especialmente para mantener informada a la población en general durante el confinamiento-, la Dra. Érika Villavicencio de la Facultad de Psicología, Investigadora de Recursos Humanos y Salud Ocupacional, decidió hablar respecto al tema.

Si bien casi todas las empresas tuvieron que adoptar esta forma de trabajo, no ha sido lo mismo para todos los empleados y empleadores. Esto, porque no todas las actividades son iguales, mientras unas se han podido llevar a cabo de la misma forma, muchas exigían actividades presenciales, lo cual ha complicado la situación.

De acuerdo a la información otorgada por la Dra. Villavicencio, antes de la pandemia 2 de cada 10 trabajadores ya habían experimentado el “home office” en algún momento. Es decir, el 20% de la población pudo adaptarse más rápido, sin embargo, para el 80% restante ha sido más complicado por varias razones, la principal: el trabajo, la escuela y la vida en general migró al hogar.

Más allá de que la situación exigió para muchos enfrentarse a la tecnología, para otro tanto ha sido aún más difícil combinar las actividades de la casa, el cuidado de los hijos, y el horario laboral que para muchos dejó de ser el cotidiano para extenderse a todos los días, incluso los fines de semana.

Aunque después de meses bajo esta dinámica varios se han adaptado, la realidad es que muchos se han enfrentado con problemas de miedo, ansiedad, depresión, problemas fisiológicos, y más. A nivel mundial el 20% de la población ya tenía algún trastorno antes de la pandemia, cifra que aumentó en este confinamiento, y que probablemente seguirá en aumento de no hacer conciencia del tema.

Sí, el home office para muchos tiene pros. Los empleadores han visto una reducción de costos y un aumento de productividad; los empleados han tenido un balance en su vida, comen mejor, conviven más con su familia, comenzaron a hacer ejercicio, y mejor aún están a salvo de los contagios.  

Sin embargo, los contras no han faltado. Contras que exigen que ya no sólo haya una adaptación sino una legislación. Esto por los horarios extendidos, el aumento de estrés, trastornos, enfermedades, miedo al regreso al trabajo, etc.

Además, agregó algunos tips para poder lidiar mejor con la situación considerando que para muchos esto continuará de esta misma forma.

  • No perder el contacto con amigos, familiares y compañeros de trabajo.
  • Organizar cada día y tener un plan de trabajo.
  • Hacer ejercicio.
  • Escuchar música.

Aunado a esto, agregó que si tienes algún síntoma como cambios de ánimo constantes, miedos incontrolables, ganas de llorar todo el tiempo, cansancio, problemas de sueño, o cualquier síntoma diferente a lo normal, puedes comunicarte a la línea de atención psicológica habilitada por la Facultad de Psicología 50 52 00 85, o a través de la página misalud.unam.mx

FUENTE: LA UNAM RESPONDE

One thought

  1. He notado que los trabajadores han tenido muchos problemas por el cambio de trabajo, por que no les dieron capacitación para el cambio y se ven obligados a trabajar tiempo extraordinario sin remuneración, incluso a algunos les redujeron el sueldo a la mitad por el mismo o más trabajo.
    Tampoco veo que las autoridades hagan algo para legislar al respecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *