fbpx

Fundación UNAM

La sensación de lo ya vivido

Un día, mientras caminas por la calle, una repentina sensación te invade. Ese lugar te parece familiar, sientes que ya has estado ahí antes. Por más que lo piensas, de algo estás muy seguro: jamás has estado ahí. Acabas de experimentar un déjà vu.

El termino déjà vu proviene del francés y se refiere a la sensación de haber experimentado con anterioridad una situación que se produce por primera vez. Y aunque con frecuencia se le asocia con fenómenos paranormales o sobrenaturales, su existencia tiene sustento científico.

dejavu2

“Hay dos explicaciones. Una tiene que ver con la forma en la que está organizada la memoria, en como el cerebro guarda y recuerda información. La otra, tiene que ver con un fenómeno que si es patológico que es muy frecuente en personas con epilepsia del lóbulo temporal”, explica la Doctora Feggy Ostrosky, de la Facultad de Psicología de la UNAM.

La especialista en Neuropsicología  de la UNAM señala que la memoria no es un registro ni confiable ni fidedigno ya que, continuamente, la información se va re acomodando y reconstruyendo en nuestro cerebro.

“En el hipocampo guardamos información de qué y dónde. Pero hay otras estructuras (amígdala) en donde guardamos las memorias emocionales. Muchas veces en la amígdala guardamos la emoción pero ambas estructuras (amígdala e hipocampo) no se están comunicando. Entonces la emoción es muy fuerte y la guardamos pero no el qué, cuándo ni dónde”.

dejavu3

Al ocurrir esto, el cerebro busca darle sentido a la información lo que origina esa sensación de que ya se ha “vivido” con anterioridad una situación.

Si bien, cualquiera puede experimentar un déjà vu, la Doctora Feggy Ostrosky destaca que aquellas personas sensibles o aprensivas pueden presentarlo con mayor facilidad. Y aunque se trata de un fenómeno que no representa un daño a la salud, si ocurre con demasiada frecuencia, lo más recomendable es acudir con un especialista.

“Porque habría que descartar que no haya alguna falla eléctrica (en el cerebro) y que ésta, es importante regularizarla porque en algún momento podría presentarse una convulsión. O nada más para que, quien la vive, no se asuste y se llene de pensamientos mágicos”.

Autor: Fundación UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *