fbpx

HACEMOS POSIBLE LO IMPOSIBLE

DONA AQUÍ

Expertos universitarios monitorean la atmósfera solar 

A lo largo de cuatro mil quinientos millones de años, el Sol ha sido el astro indispensable para la vida en nuestro planeta.

Por ello, el Laboratorio de Ciencias Geoespaciales de la ENES Morelia, UNAM se ha enfocado fuertemente al estudio de su comportamiento, posicionándose como el único observatorio dedicado enteramente a esta estrella en nuestro país.

El Dr. Mario Rodríguez Martínez, responsable técnico del Laboratorio, explicó que la estabilidad del Sol, permite la prosperidad de la atmósfera terrestre, la cual, de verse comprometida,  cambiaría drásticamente nuestro entorno.

De darse un evento capaz de afectar las telecomunicaciones, caerían en cascada sistemas esenciales para nuestra vida diaria, como las transferencias bancarias o la telefonía celular”.

En el pasado se han registrado afectaciones graves causadas por el Sol. Ejemplo de ello, el evento Carrington de 1859; una tormenta solar, considerada como la de mayor magnitud, que generó auroras boreales visibles en regiones cercanas a la línea del ecuador.

Asimismo, en 1921, diversas poblaciones de Estados Unidos reportaron daños a la red de telégrafos del oeste de Mississippi y de la Estación Central de Ferrocarril de Nueva Inglaterra, la cual fue destruida por el fuego, que provocó cortocircuitos, originados por la tormenta solar.

En el 2003, la famosa Tormenta de Halloween, emitió ráfagas solares y eyecciones de masa coronal, lo que provocó el avistamiento de auroras boreales en el sur de Texas y muchas interrupciones en las telecomunicaciones.

Actualmente, la ciencia ha demostrado que, además de  los rayos X, que pueden dañar satélites, telecomunicaciones o sistemas de geolocalización, la presencia de estas ráfagas solares o eyecciones de masa coronal tienen partículas que pueden ingresar a la magnetósfera terrestre, causando daños a la Tierra.

Al respecto, el Dr. Rodriguez Martinez expresó que, desde 2015, el Laboratorio de Ciencias Geoespaciales realiza estudios de la atmósfera solar, con el objetivo de prevenir emergencias provenientes del espacio exterior.

Esta estrategia, resultado de un esfuerzo conjunto de científicos y universitarios, lleva a cabo un exhaustivo  análisis de material fotográfico, con el fin de prevenir que los eventos derivados de las explosiones solares no afecten las telecomunicaciones satelitales.

No sabemos cuándo ocurrirá otro evento de gran magnitud, pero al igual que con los huracanes o los sismos, mientras mejor conozcamos el clima espacial mejor preparados estaremos para la próxima tormenta solar”.

A modo de conclusión, el Dr. Rodríguez Martínez mencionó que estas imágenes y la información contenida en ellas, son enviadas y procesadas por el Centro Nacional de Prevención de Desastres, a la Agencia Espacial Mexicana y al Laboratorio Nacional de Clima Espacial de la UNAM.

Fuente: UNAM Global TV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Cerrar
Browse Tags