fbpx

Fundación UNAM

Lepra, enfermedad aún presente en el mundo: UNAM

La lepra es una enfermedad que ha afectado a los seres humanos desde hace aproximadamente 4 mil años y contrario a lo que se piensa, aún está presente en países como China, algunos en el continente africano o Brasil.

En México existen diferentes focos en los estados de Chiapas, Yucatán, Estado de México, Michoacán, Morelos, Jalisco, Sinaloa, Nayarit, Coahuila y Nuevo León.

Según cifras oficiales, de 138 naciones pertenecientes a la Organización Mundial de la Salud, la prevalencia de la Lepra hasta finales del 2015 era de 176 mil 176 casos. Asimismo, el número de nuevos casos notificados en ese año fue de 211 mil 973.

lepra_contenido1

De acuerdo con María Ponce Olvera, académica de la Facultad de Medicina de la UNAM, la Lepra es una enfermedad crónica poco transmisible, causada por un bacilo de multiplicación lenta llamado Mycobacterium leprae.

Esta afección es de las menos infectocontagiosas. Su contagio ocurre de persona a persona. Su periodo de incubación es de aproximadamente cinco años y los síntomas pueden tardar en aparecer hasta dos décadas después de tener contacto con un enfermo.

Se presenta principalmente en la piel, los nervios periféricos, la mucosa de las vías respiratorias y los ojos. Puede derivar en pérdida de la visión, alteración de los cartílagos de la nariz, mucositis continua, congestión nasal. También puede provocar perforación de tabique, hepatitis y reacción leprosa.

Contrario a la creencia popular, un paciente con Lepra no es alguien a quien se le vaya cayendo la piel.

lepra_contenido2

La académica de la Facultad de Medicina señala que para la incubación de esta enfermedad, se requiere de predisposición de algunos individuos, es decir, que su sistema carezca de defensas contra la Lepra; así como estar en contacto con un paciente que secrete bacilos de Mycobacterium leprae.

Se trata de una enfermedad curable cuyo tratamiento incluye diversos medicamentos y un proceso de varios meses o incluso años.

De acuerdo con la experta de la UNAM, cuando una persona ha sido debidamente diagnosticada y tratada, la transmisibilidad es nula.

Fuente: Dirección General de Comunicación Social, UNAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *